• El Departamento de Canelones se convierte en la primera localidad no española en sumarse al movimiento #Hepcityfree

• Pese a que la pandemia ha enlentecido los programas de eliminación de la esta enfermedad, España sigue siendo el primer país candidato a eliminar la hepatitis C en 2024, sólo por detrás de Islandia

• La experiencia de #Hepcityfree fue mostrada en una convención en Montevideo que convocó a expertos internacionales como el presidente de World Hepatitis Alliance, Danjuma K. Adda, el presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio del Hígado, Marcelo Silva y la presidenta de HCV Sin Fronteras, María Eugenia de Feo

Madrid, 11 de abril de 2022.– El Departamento de Canelones, Uruguay, se ha convertido en la primera localidad no española en sumarse al movimiento “Ciudades Libres de Hepatitis C”, #Hepcityfree, promovido por la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España, AEHVE, con el objetivo de involucrar a los municipios en la eliminación de este problema de salud pública. A pesar de ser lanzado justo en el momento previo a la pandemia, el programa #hepCityFree ha sido adoptado ya en nuestro país por las ciudades de Sevilla, Valencia, Santander, Gijón, Granada, Alcoy, Vigo, Santiago, Madrid y Ferrol y la experiencia está siendo tan exitosa que sus primeros resultados se darán a conocer en el Congreso de la Sociedad Europea del Hígado (EASL) que se celebrará a finales de junio de 2022 en Londres.

Los ecos de esta iniciativa han llegado hasta Uruguay, un país con un sistema sanitario muy diferente al español, pero en el que también ha tenido una gran relevancia el trabajo de organizaciones de pacientes y de los profesionales para facilitar el acceso a los tratamientos. Gracias a su empuje, el acceso es universal, o teóricamente universal, pues debe realizarse a través de un determinado prestador de salud, lo que dificulta la permeabilidad real en muchas áreas y poblaciones, especialmente aquellas en las que no hay grandes urbes. Canelones es precisamente uno de esos territorios, y allí la prestación básica de salud (nuestra Atención Primaria) se realiza a través de Unidades Móviles en las que se ha logrado incluir el test de la hepatitis C como un servicio más. La experiencia ha tenido tanto éxito que otro departamento, Montevideo, también la ha incorporado y ahora se habla de hacer un Plan Nacional de Eliminación de la hepatitis C para todo Uruguay.

Desde la AEHVE se ha empezado ya a trabajar para aportar al Departamento de Canelones su experiencia y contribuir a que pueda convertirse en la primera #hepCityfFree fuera de España, y hacer de punta de lanza para extender el movimiento de Ciudades Libres de Hepatitis C a todo el país, trabajando con ellos tanto en la sensibilización e información a los actores políticos y al resto de la ciudadanía, como en el acceso a las poblaciones con mayor riesgo de infección. Para ello, el Intendente del Departamento de Canelones, Yamandu Orsi, ha firmado un acuerdo con el coordinador de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España, Javier García-Samaniego, a través del cual se pretende aprovechar todo el know how acumulado con #hepcityfree en esta región del Uruguay.

Como primer paso, el doctor García Samaniego expuso la metodología y objetivos de #Hepcityfree en una convención en Montevideo que convocó a expertos internacionales como el presidente de World Hepatitis Alliance, Danjuma K. Adda, el presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio del Hígado, el Dr. Marcelo Silva y la presidenta de HCV Sin Fronteras, María Eugenia de Feo, entre otros. “#Hepcityfree demuestra que es posible aterrizar en las rutas propuestas por la OMS en la eliminación de las hepatitis virales (alianzas, sensibilización, prevención…), y que se puede hacer además con proyectos asequibles, modestos y ligados al territorio, estimulando la cooperación y colaboración internacional y la difusión e imitación de buenas prácticas”, explicó el coordinador de la AEHVE, Javier García Samaniego

Sobre la hepatitis C

La hepatitis C es un importante problema de salud pública por su incidencia, morbimortalidad y costes sanitarios. Es la primera causa de cirrosis, enfermedad hepática terminal y cáncer de hígado en los países occidentales y la primera indicación de trasplante hepático. Y es por todo ello la primera causa de mortalidad infecciosa, doblando la producida por el VIH. Las causas de infección más comunes son las prácticas de inyección poco seguras, la esterilización inapropiada del equipo médico y la transfusión de sangre y hemoderivados antes de 1990. Aunque es menos frecuente, el VHC se puede transmitir por vía sexual (particularmente por determinadas prácticas sexuales) y pasar de la madre infectada al hijo. No existe ninguna vacuna frente a la hepatitis C, pero se cuenta con un tratamiento basado en antivirales de acción directa que cura la enfermedad en casi el 100% de los casos.

Autobús que utilizará el Departamento de Salud de Canelones para realizar la prueba de la hepatitis C.

La Estrategia mundial del sector de la salud contra las hepatitis víricas, definida en mayo de 2016 por la OMS con el objetivo último de eliminar las hepatitis víricas como problema de salud pública, fijó cinco pilares fundamentales: la “sensibilización, promoción de alianzas y movilización de recursos”; la “formulación de políticas basadas en la evidencia y recogida de datos para la actuación”; la “mejora de la equidad en la atención a las hepatitis”; la “prevención de la transmisión”; y el “aumento de la detección sistemática, la asistencia y el tratamiento”. Además, estableció como metas mundiales para 2030 la reducción de las nuevas infecciones por virus de las hepatitis en un 90% y la mortalidad por las enfermedades que causan en un 65%.

Tanto en el cumplimiento de estos objetivos establecidos por la OMS como en el desarrollo de las estrategias recomendadas para lograrlos, España ya constituye un referente internacional, gracias al esfuerzo conjunto de las administraciones y de todos los actores del sistema sanitario, y particularmente de profesionales y pacientes que, con la evidencia científica los primeros y su fundamentada reivindicación los segundos, impulsaron la universalización de los tratamientos que curan la hepatitis C. Hoy, gracias a ese empeño común, España es el país del mundo que más pacientes por millón de población ha tratado y curado: más de 152.000 en total, lo que nos ha convertido en el primer candidato a eliminar esta enfermedad, tan solo por detrás de Islandia.

Sobre la AEHVE

En febrero de 2017, sociedades científicas y asociaciones de pacientes comprometidas con el objetivo marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de acabar con las hepatitis víricas como problema de salud pública antes de 2030, crean la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE), con la intención de avanzar en este objetivo, toda vez que España ya contaba con un Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C (PEAHC). De la AEHVE forman parte la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), la Sociedad Española de Medicina General (SEMERGEN), la Sociedad Española de Medicina General (SEMG), la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria (SESP), la Sociedad Española de Virología (SEV), la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), Socidrogalcohol (Sociedad Científica Española para de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías), el CIBERehd (Centro de Investigación Biomédica en Red en Enfermedades Hepáticas), el Instituto de Salud Global de Barcelona (IS Global), la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (FNETH), la Asociación Catalana de Enfermos de Hepatitis (ASSCAT) y la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C de Madrid (PLAFHC Madrid).