Loading...
Inicio 2017-09-06T09:31:48+00:00

Objetivo 2021: 21 propuestas para eliminar la hepatitis C

1989

Fecha en que se descubrió el virus de la hepatitis C.

150

Los millones de personas en el mundo con hepatitis C.

350.000

Las personas que mueren cada año en el mundo por la hepatitis C.

4.789

Las muertes anuales en España por VHC: 13 fallecidos diarios.

20-25%

El porcentaje estimado de personas infectadas por VHC que acaban padeciendo cirrosis hepática.

95-97%

El porcentaje de eficacia de los tratamientos actuales frente al virus de la hepatitis C.

12

Los nuevos tratamientos curan la infección en pautas de 8-12 semanas de duración.

50%

El porcentaje estimado de pacientes con VHC que no han sido diagnosticados se estima entre el 35 y el 50%.

Súmate al movimiento #cerohepatitis

Hepatitis C

Enfermedad

La hepatitis C es un gran problema de salud por su incidencia, morbimortalidad y costes sanitarios.

Es la primera causa de cirrosis, enfermedad hepática terminal y cáncer de hígado en los países occidentales, y la primera indicación de trasplante hepático.

Y es por todo ello la primera causa de mortalidad infecciosa, doblando la producida por el VIH.

Transmisión

Las causas de infección más comunes son las prácticas de inyección poco seguras, la esterilización inapropiada del equipo médico y la transfusión de sangre y hemoderivados antes de 1990.

Aunque es menos frecuente, el VHC se puede transmitir por vía sexual (particularmente por determinadas prácticas sexuales) y pasar de la madre infectada al hijo.

Diagnóstico y Tratamiento

En la actualidad no existe ninguna vacuna contra la hepatitis C.

Sin embargo, la eficacia de los tratamientos es muy elevada. El problema es que su acceso es aún limitado.

Y sobre todo el problema es la alta tasa de infradiagnóstico. La mayoría de los infectados por VHC no lo saben.

Otras Hepatitis Víricas

Transmisión

El virus de la hepatitis A se excreta en las heces. La hepatitis A se transmite principalmente por el consumo de alimentos o agua potable contaminada por las heces de una persona infectada. También por comer crustáceos crudos procedentes de agua contaminada por aguas residuales. Recientemente, se han descrito brotes de hepatitis A relacionados con determinadas prácticas sexuales en varones que tienen sexo con varones.

Prevención:

Hay una vacuna muy eficaz para la hepatitis A. Puede reducirse el riesgo de exposición lavando bien las frutas, verduras y hortalizas que se consuman crudas, lavándose bien las manos y evitando el agua potable proveniente de una fuente potencialmente insegura.

Tratamiento:

El virus A sólo causa hepatitis aguda, y a menudo el organismo elimina la infección por si solo es unas pocas semanas. Sin embargo, los casos en pacientes adultos pueden causar complicaciones adicionales.

Transmisión

La hepatitis B se transmite por contacto con la sangre u otros fluidos corporales (es decir, saliva, semen y fluido vaginal) de una persona infectada. Se puede transmitir de madre a hijo durante el parto.

Prevención:

Hay una vacuna muy eficaz para prevenir la infección incluida en el calendario vacunal. Para reducir la exposición en personas no inmunizadas, deben usarse condones y evitar compartir agujas o artículos como cepillos de dientes, afeitadoras o tijeras de uñas con una persona infectada. También es aconsejable evitar tatuajes o piercings corporales de instalaciones sin licencia.

Tratamiento:

Se dispone de fármacos antivirales para controlar la enfermedad crónica que suprimen la replicación del virus y ocasionalmente dan lugar a su eliminación. En España, la vacuna de la hepatitis B está incluida en el calendario vacunal de todas las comunidades autónomas desde 1995. Desde esa fecha, todos los recién nacidos se vacunan.

Transmisión

La hepatitis D se propaga por vía parenteral, a través de la exposición a sangre infectada. Puede transmitirse también por vía sexual.

Prevención:

El virus de la hepatitis delta es un agente que produce sobreinfección en personas previamente infectadas por el virus de la hepatitis C. Las personas que no están infectadas con el virus de la hepatitis B deben vacunarse contra este virus. Para reducir la exposición, debe evitarse compartir agujas y otros artículos como cepillos de dientes, afeitadoras o tijeras de uñas con una persona infectada. También es aconsejable evitar tatuajes o piercings corporales de instalaciones sin licencia.

Tratamiento:

Actualmente no hay terapias antivirales muy eficaces para tratar la hepatitis D. El interferón alfa pegilado puede mejorar la enfermedad en algunos casos.

Transmisión

La hepatitis E se transmite de manera similar a la hepatitis A, pero es también una zoonosis (algunos genotipos del virus son muy frecuentes en cerdos) y puede transmitirse por consumo de carne mal cocinada.

Prevención:

No existe vacuna para la hepatitis E. La trasmisión persona-persona es infrecuente en nuestro medio, pero dado que es una zoonosis, es necesario cocinar bien la carne, especialmente la del cerdo.

Tratamiento:

No hay tratamiento para la hepatitis aguda E. En algunos casos, se han descrito infecciones crónicas en pacientes inmunodeprimidos. La ribavirina ha demostrado su eficacia en estos pacientes.

Tweets recientes

Suscríbete a nuestro Boletín

Subscribirme

En mayo de 2016, la Organización Mundial de la Salud adoptó la primera Estrategia mundial del sector de la salud contra la hepatitis vírica, 2016-2021, encaminada a eliminar las hepatitis víricas como problema de salud pública, reduciendo su incidencia en un 90% y la mortalidad en un 65% de aquí a 2030.

De forma alineada con los objetivos de esa Estrategia, diferentes asociaciones y sociedades científicas hemos constituido la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España, desde la que estamos trabajando para informar y concienciar de la necesidad de acometer la detección precoz de las hepatitis víricas e implantar programas de cribado y planes para la eliminación de estas enfermedades.