La cura de la hepatitis C en pacientes infectados por el VIH reduce el riesgo de desarrollar diabetes mellitus e insuficiencia renal crónica

 

La revista Hepatology (la de mayor impacto en el campo de la hepatología) ha publicado en su número del 2 de agosto un nuevo trabajo de la Cohorte de GeSIDA 3603 en donde se demuestra que la cura de la hepatitis C en pacientes con VIH no sólo reduce de manera radical el riesgo de progresión de la enfermedad hepática, de cáncer de hígado, trasplante y muerte debida al hígado; además, reduce el riesgo de aparición de diferentes manifestaciones extrahepáticas asociadas al VHC como la diabetes mellitus y la insuficiencia renal crónica. Todo ello constituye un argumento más, y muy sólido, para tratar la hepatitis C en todos los pacientes coinfectados por VIH y VHC.

La infección por el virus de la hepatitis C (VHC) ha sido uno de los problemas más importantes de los pacientes infectados por el VIH dado que ambos virus comparten vías de transmisión. En pacientes coinfectados por VIH, la hepatitis C tiene un curso acelerado con progresión más frecuente y rápida hacia la cirrosis hepática y con mayor riesgo de descompensación y de muerte en comparación con la población no infectada por VIH.

En dos estudios previos realizados en el seno de la Cohorte de GeSIDA de Pacientes Coinfectados (estudio GeSIDA 3603) publicados en 2009 y en 2012, respectivamente, ya se había demostrado que la respuesta viral sostenida después del tratamiento anti-VHC (lo que equivale a la erradicación del VHC) en pacientes coinfectados reducía de manera significativa las complicaciones hepáticas y la mortalidad en este grupo de población.

Este estudio ha sido realizado en el seno de la Cohorte de GESIDA 3603 integrada por 1625 pacientes tratados de la hepatitis C con interferón y ribavirina en 19 centros hospitalarios españoles entre los años 2000 y 2008. Todos los pacientes fueron seguidos desde el fin del tratamiento hasta la última visita o el fallecimiento. 

Durante el seguimiento de los pacientes, se recogió información sobre las muertes, las complicaciones hepáticas, los problemas derivados del VIH y sobre una serie de manifestaciones extrahepáticas como problemas cardiovasculares, renales, óseos, diabetes mellitus, cáncer e infecciones graves no relacionadas con el sida.


De los 1625 pacientes incluidos en el estudio, 592 (36%) lograron la erradicación (cura) del VHC. Durante un seguimiento superior a los 5 años tras la finalización del tratamiento, el estudio volvió a confirmar de manera muy sólida algo ya conocido por estudios previos: la cura de la hepatitis C, independientemente de que la fibrosis hepática está avanzada o no, reduce de manera muy significativa del riesgo de complicaciones hepáticas incluyendo el cáncer de hígado, la necesidad de trasplante. También se confirmó que la cura de la hepatitis C se asociaba con una reducción del riesgo de muerte relacionada o no con el hígado y que beneficiaba a la infección por VIH reduciendo el riesgo de progresión a SIDA. 

En el estudio no se pudo demostrar que la erradicación del VHC redujera el riesgo de aparición de enfermedades cardiovasculares, de cáncer diferente al de hígado, de fracturas óseas o de infecciones graves no relacionadas con el sida.

Descargar estudio
2017-08-08T07:26:29+00:00 8 agosto 2017|